POLITICAS DE AIRE SUCIO BUSCAN VOLVER A LA EPOCA DEL ESMOG

Abril 13, 2011 by admin  
Filed under Planeta Verde

En octubre 1954, Los Ángeles se encontró envuelto por un manto de esmog tan denso que las fábricas cerraron y los niños se quedaron en casa por casi un mes. En solo un día ocurrieron alrededor de 2000 accidentes de autos, ya que las personas manejaban casi ciegas en el aire cargado de hollín. Los residentes usaron máscaras antigás en las reuniones comunitarias para protestar la contaminación peligrosa que les estaba llenando los pulmones.

No hay duda de que nuestro aire se ha hecho más limpio y seguro desde entonces, gracias a varias normas y programas gubernamentales. Ahora algunos políticos en Washington, DC y las grandes corporaciones que los apoyan, quieren hacernos retroceder en el tiempo.

Desde 1970, la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA por sus siglas en inglés), ha implementado nuevas protecciones bajo la Ley del Aire Limpio, las cuales han salvado miles de vidas humanas y prevenido cientos de miles de enfermedades, todo esto al mismo tiempo que nuestra economía se ha duplicado. La EPA nos liberó del plomo en la gasolina, salvaguardando a nuestros hijos de daños cerebrales. Nuestros carros ahora tienen catalizadores y las chimeneas de las fábricas se equipan con depuradores para reducir las emisiones.

Hay mucho que celebrar, pero no olvidemos cuán contaminado era el aire, en Los Ángeles y en comunidades por todo el país antes de la Ley del Aire Limpio.

En 1955, los residentes de Los Ángeles sufrieron el nivel más alto de ozono jamás documentado: un 0.68 partes por millón. Esto es casi 10 veces más alto que la actual norma nacional. Según el diario Los Angeles Times, el humo y los gases eran “casi insoportables”, causando una sensación de escozor en los ojos y una de raspar la garganta.

Con el reto de entender los efectos de la contaminación del aire sobre el cuerpo humano, los científicos y los empleados del gobierno se sometieron como voluntarios a experimentos que hoy en día, se considerarían un castigo cruel e inusual. Los voluntarios de la década de los 50 respiraron de cascos grandes llenos de esmog, mientras que los científicos cronometraban el tiempo que tardaban las lágrimas en rodar por sus mejillas. Un participante desarrolló bronquitis después de llenar sus pulmones con niveles de ozono sumamente altos.

Desde entonces hemos logrado décadas de progreso. Es por eso que es vergonzoso que algunos miembros del Congreso de EE. UU. ahora intentan prevenir que la EPA haga su trabajo.

120 miembros de la Cámara de Representantes y 18 senadores ya han propuesto legislación con la intención de prevenir que la EPA reduzca la peligrosa contaminación. Y en febrero, los Republicanos en la Cámara de Representantes propusieron una legislación que rebajaría el presupuesto de la EPA en un 30% por el resto del año fiscal.

Entonces, ¿qué significa todo esto para nosotros? Significa que nuestros hijos podrían ser forzados a respirar y digerir aún más mercurio, arsénico y otros contaminantes que ponen en riesgo las vidas humanas. Y si tienen éxito estos legisladores, las industrias más contaminadoras del país continuaran arrojando dióxido de carbono al aire sin límites.

Es una bofetada en la cara para las personas que siguen sufriendo de asma, bronquitis y enfermedades pulmonares por todo el país.

Desde mediados del siglo pasado hemos limpiado el aire a pasos agigantados. Pero nos queda mucho por cumplir. 175 millones de estadounidenses siguen siendo expuestos a niveles de contaminación del aire que frecuentemente hacen que el respirar sea peligroso. Necesitamos normas más fuertes para la contaminación del aire, no darle luz verde a los contaminadores.

Nuestros hijos y ancianos merecen un aire limpio, protegido por un gobierno que no tenga miedo de hacer frente a los grupos de presión, pagados por las industrias que más contaminan. Merecemos un futuro más sano, limpio y seguro, no un regreso a ese pasado sucio y peligroso.

 

Por: Valerie Jaffee
www.laondaverde.org
www.nrdc.org

Bookmark and Share
  • APOYA PEOPLEFORBIKES.ORG

Comments are closed.